¿Cómo dar medicina a un gato? | Efecto Mirringo Panamá

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Medicamentos para gatos

Tips para darle medicamentos a mi gato

Administrarle medicina a tu gato puede ser algo tedioso y complicado, incluso puede llegar a ser estresante para ti como para tu mirringo. Cuidar a las mascotas y preocuparse por su salud es una gran muestra de amor y es por eso que en este artículo, te queremos presentar algunos consejos que te pueden ayudar a que esta tarea sea un poco más fácil y segura de hacer.

En algunos momentos puedes llegar a pensar que tu gato es el más saludable de todos y que por eso nunca tendrás que brindarle su ayuda suministrando medicamentos, pero esto es incierto y no lo sabemos. Por eso debes estar preparado cuando llegue aquel momento en donde tu veterinario te de la fórmula y tú debas asumir el compromiso de ayudar a tu mirringo a sentirse mejor.

Consejos para suministrar medicamentos a tu gato:

Para que tu gato entre en confianza y se sienta cómodo, lo mejor será tratarlo de la mejor manera, el mejor método siempre será brindarle amor y muchos cariñitos. Debes evitar ser brusco con él, gritarle o tratarlo mal. Háblale suave y ten mucha paciencia, recuerda que para él también es un momento desagradable.

Jarabes:

No intentes diluir ningún jarabe en su agua, porque a nuestros mirringos les encanta el agua fresca y notarán el cambio repentino. Un buen tip que puedes poner en práctica es usar una jeringa, sin aguja, esta te permitirá de forma sencilla medir con exactitud la dosis que le debes suministrar.

  • Con cuidado sujeta la cabeza de tu gato por la parte superior y levántala un poco.
  • Evita lastimarlo y alza su labio, introduce la punta de la jeringa entre sus dientes apuntando siempre hacia la garganta.
  • Por último, inyecta el jarabe de forma constante y segura; no lo hagas muy rápido porque puedes ahogarlo, déjalo que se tome su tiempo.

Darle los medicamentos a mi gato

Medicamentos para los ojos de mi gato

Medicamento para los ojos:

Los medicamentos de los ojos para administrarle a tu gato son los más complejos, debido a que debes inmovilizarlo para poder lograrlo y luego en forma delicada y segura aplicar la crema que le han recetado sin tocar el ojo de tu mirringo. Si se trata de gotas debes tener claro que los ojos de tu gato deben estar abiertos y apuntar al centro. No te alarmes y conserva la calma, en caso que te dé un poco de miedo pídele ayuda al veterinario para que te muestre como se debe realizar.

Pastillas:

La mayoría de las personas suelen esconder la pastilla en su comida, sin embargo, se hace difícil debido a que los gatos se toman su tiempo para saborear cada alimento, entonces muchas veces no funciona y terminan por descubrir el engaño y dejan a un lado la pastilla.

En caso de que tu gato esté muy listo y descubra todos aquellos trucos, lo más efectivo es que le des la pasilla de forma directa.

  • Toma su cabeza con mucho cuidado desde arriba.
  • Continúa abriendo su boca con el dedo índice que no estás utilizando, observa que no lo lastimes y que tampoco te muerda.
  • Por último, pon la pastilla en su boca, lo suficiente para despertar el reflejo de tragar. Suéltalo y déjalo que se desestrese.

Medicina para mi gato

Medicamento para los oídos:

Una de las partes más sensibles en nuestras mascotas son sus oídos y se deben cuidar con especial atención. Para esto, debes utilizar una manta, ponerla en tus piernas y a tu mirringo encima de ella; comienza brindándole cariños para que él pueda relajarse y cuando veas que esté listo, le aplicas las gotas en sus oídos. Será un momento muy incómodo para tu gato y lo más probable es que saque sus garras o agite la cabeza dispersando un poco el medicamento. No debes repetir la dosis ya que los veterinarios tienen en cuenta el posible desperdicio.

Medicina con jeringa para el gato

Recuerda que la salud de tu mirringo siempre será prioridad en todo momento, bríndale tus cuidados y si algo no entiendes o te sientes confundido, no dudes en llamar a tu veterinario de confianza. Por último, no suspendas sus medicinas por más difícil que te parezcan y tampoco le suministres más de la dosis que necesita ya que podría afectar y poner en riesgo su vida.